miércoles, 30 de diciembre de 2015

Profundizar.

Parece que últimamente hay poco de lo que escribir, quizás porque hay mucho de lo que hablar.
El mundo cambiante, suele ir en contra de los desfavorecidos (por eso son desfavorecidos) y a favor de los poderosos y eso hace que se escriba menos sobre el día a día de la práctica y se hable más sobre qué podemos hacer en este mundo saturado de opresión, falacias y asesinatos múltiples de asesinos que se sientan en el poder, elegidos por un pueblo dormido.

En este orden de cosas, un budista debe reaccionar, aunque su mente esté tranquila. Uno debe alzar el puño, situarse empáticamente a favor del que sufre, siempre y en todo momento.
No hay Budista que sea liberal, neoliberal, empresario de éxito a base de la supresión de derechos, millonario o poderoso. Si esto sucede, es que no es Budista. Y puede venir quién quiera a decirme que soy un ignorante, pero la base de toda cuestión Budista empieza por averiguar quién sufre y por qué.
Así que a mi no me valen las media tintas, señores. No es una cuestión a tratar o por la que discutir. No vamos a asemejarnos con la iglesia católica, salvo contadas excepciones en las que las verdaderas personas de fe se arromangan para hacer algo. Y ese algo puede deambular entre muchas expresiones, pero siempre se ha de hacer algo.


                                 La foto no tiene nada que ver con el tema pero la pongo porque me salió muy bien :D


Por mi parte y desde estas páginas, digo que estoy en contra de cualquier cosa que un ser humano haga para distinguirse sobre otro. Estoy en contra de las clases, sin importar dónde hemos nacido, en qué familia, o cuánto hemos trabajado, incluso si nos lo merecemos o no. Nadie es más que nadie, porque precisamente "todo es lo mismo". En este escenario, hay quien piensa que es más, otro que piensa que es menos, otro que lucha y otro que observa. Un budista observa, acepta pero también lucha para la igualdad de todo ser.

Nada más que escribir, pero mucho que decir.

Hasta el año que viene. Luchen, no olviden y sobretodo... sonrían :D

----------------------------------------------------------------

15 comentarios:

  1. Muy buena amigo. Luchar desde el "buen corazón" sin odio, solo a "favor de" y sin "ir en contra de". Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si un budista no puede ser un empresario, liberal, etc, en resumen una figura de éxito en esta sociedad, entonces ¿qué era el famoso budista rey Ashoka?

      ¿qué diferencia hay entre el activista de izquierdas que lucha con odio para acabar con su enemigo y el budista que lucha -con la mente tranquila, por lo que nos dice- porque en el mundo sólo ve una saturación de opresión, falacias y asesinatos?

      ¿Hay un entendimiento profundo, desde el corazón, de lo que significa la no-dualidad o la identidad budista en occidente va camino de convertirse en el nuevo marxismo?

      Un abrazo

      Eliminar
    2. Si hay Budismo hay empatía. Si hay empatía el sentimiento Budista es claro. Quién sabe si Marx se fue a dar una vuelta a oriente? :)
      En fin, sólo es una manera muy obtusa de pensar, quizás (no somos perfectos) y también se que este tipo de publicaciones son muy cuestionables, pero es mi forma de verlo. Al rey Ashoka no le conocí, no puedo opinar. Pero todos los Budistas referentes que conozco tienen empatía, luchan por los demás y sobretodo, no tienen dinero. Pero repito, sólo es mi mente obtusa y una reflexión más. Por supuesto el entendimiento profundo de no-dualidad pasa por todo tipo de etapas (supongo) menos por la de, como dije arriba, aprovechar los mercados para sí mismo.

      Un abrazo y felices fiestas :)

      Eliminar
    3. PD: Y entendamos el comentario cuando digo "no tienen dinero". No cuestiono el dinero sino la forma de obtención en detrimento del otro. Ya se, es muy simple, demasiado ;)

      Eliminar
    4. Y por último, la diferencia entre un activista de izquierdas y un budista es efectivamente que si el activista se hace con dinero deja de ser activista, sin embargo el budista no puede dejar atrás su empatía, su compasión. ¿Jesucristo fue Marxista? ¿Constantino fue un buen cristiano? Como ves, es complicado aunque me empeñe en hacerlo simple. Ahora si, un abrazo :D

      Eliminar
    5. Si uno reconoce que está ante un desafío o que su capacidad en este momento no es la adecuada para entender una determinada cuestión, entonces, desde una perspectiva budista, está empezando a resolver la cuestión convenientemente al no creerse demasiado lo que piensa o dice.

      La justicia social, por suerte o por desgracia, en concreto, y las relaciones humanas en general, son algo más complejo como para resolverlo solo con empatía, cual madre sobreprotectora, a no ser que por empatía queramos decir al mismo tiempo ecuanimidad, comprensión, determinación, coraje, paciencia y atención.

      Para cambiar el enfoque, no estaría mal tener presente -aunque sea como mero apunte- que en Oriente nunca nadie gastó un gramo de energía en crear una institución, sistema económico o modelo político que trajese el paraíso de acabar con la pobreza o la felicidad para todos, puesto que tales cosas no dependen nunca de productos mentales como los pensamientos que elaboran instituciones.

      Esa forma de pensar, en la que la felicidad, social o individual, es el resultado de una acción concreta y no de otra, tan propia de la ilustración occidental con Rousseau a la cabeza y dejando hijos como el marxismo y otras utopías del s XIX, tiene como principal característica la confianza, y por tanto apego, en el resultado de la acción más que en la acción desapegada tan propia de Oriente antes del budismo, así que no digamos ya después de éste. Tampoco encontraremos unas coordenadas similares en el Taoísmo, el otro progenitor del Zen. Luego, el colonialismo hizo el resto, y el planteamiento occidental de poner la occidental en el futuro, fuera del corazón, empezó a contaminar Oriente.

      Luego para un oriental, o si se quiere hacer más general aún, para un budista, más universal aún, para un místico, la revolución de aquello que quiera cambiar empieza en su propio corazón -shin- actuando no solo con empatía sino también con determinación, paciencia, ecuanimidad y la sabiduría adecuadas que requieran las circusntancias del momento.

      Todo lo demás, sigue siendo política, meros pensamientos que vienen y van, mirar al dedo que señala la luna.

      Un abrazo y felices fiestas. :)

      Eliminar
    6. Acabo, apreciado Carlos. Lo que la historia nos dice que sucedió es algo a tener en cuenta, pero no sirve para el momento presente, eso debes saberlo. De acuerdo contigo con "Shin". Nunca he hablado de política aquí, aunque inserte la palabra prohibida "Liberalismo", sino de humanización. Ya sabemos que los pensamiento son sólo eso, pero todos tendemos kármicamente a algo en concreto y cada uno debe valorar su propia tendencia, aceptarla. Eso intento, aunque no siempre es satisfactorio. Si con mi "hacer" o "no hacer" unido al de cientos, se consigue que mi vecina deje de lavar los platos en la fuente pública, será un éxito. Aquí si, estoy hablando de política, sin duda ;) Felices fiestas y gracias por plantear otras formas de ver, puesto que me reconozco obtuso en mil y una forma. Un abrazo :D

      Eliminar
    7. No entiendo que quieres decir con "la historia nos dice que sucedió es algo a tener en cuenta, pero no sirve para el momento presente, eso debes saberlo."
      Y menos aún, si luego añades "pero todos tendemos kármicamente a algo en concreto y cada uno debe valorar su propia tendencia, aceptarla."

      Polémica, no, oscuridad, menos aún, claridad, toda la necesaria y mucha más aún, cuando se trata de personas que han tomado la firme, sana y necesaria determinación de vivir ayudando al otro con su sufrimiento.

      Un abrazo

      Eliminar
    8. Explico lo que no entendiste:

      La historia es un cúmulo de sucesos que alguien da desde su punto de vista. Así pues hay libros de historia que dan como dictador a Franco y otros que omiten sus asesinatos y enaltecen el trabajo, los servicios sociales de la época, con lo que en este momento no sirve de mucho este tipo de relatos.

      La tendencia kármica no es algo que ocurre en el pasado, según yo lo veo, sino en el presente. Con lo que acepto mi tendencia a llevar a un lado negativo las formas de entender el mundo como mercado, aunque sean evidentes.
      No se si solucioné el entuerto ;)

      Eliminar
    9. "historia que dan como dictador a Franco y otros que omiten sus asesinatos y enaltecen el trabajo, los servicios sociales de la época, con lo que en este momento no sirve de mucho este tipo de relatos."

      Precisamente, de budista a budista, por eso me preguntaba tacitamente y explicitamente te decía que no te entendía, que, dado que la historia es una interpretación de un cúmulo de sucesos vamos a dar todos por igual de válidos, correctos, precisos y ecuánimes, por no interpretar que mejor prescindimos de todas las interpretaciones y de todo conocimiento posible en dicha materia.

      El budismo nunca apoyará ninguna estructura jerarquizada, de acuerdo, pero tampoco tiene nada que ver con el relativismo cultural tan de moda en Occidente en el que lo mismo vale la opinión sobre lo que pasó hace cien años de alguien que se dedique a las telecomunicaciones que la de un historiador o un sociológo.

      Más aún, teniendo en cuenta la tendencia kármica -en el presente, por supuesto- ¿Nuestro relato sobre los hechos es una expresión abierta de la realidad o estamos trazando una raya entre lo que nos gusta y lo que no? ¿Estamos haciendo coincidir aquello que creemos que es la realidad con algún tipo de pensamiento o corriente con la que nos identificamos?

      En cuanto a las evidencias negativas del mercado, da para mucho, si es que uno está interesado. Pero éso son cuestiones de historia económica que buen pueden resólverse poniéndole interés, es decir correcta atención, y ecuanimidad o rigor, es decir, pensamiento y habla correctos.

      El reto y el desafío del budista no está en los mercados, éstos irán como tengan que ir a menos que un dictador pretenda someterlos. El reto, una vez más, está en su propio corazón.

      Un abrazo

      Eliminar
    10. Pues creo que al final llegamos al mismo lugar, pasando por diferentes ideas. Es lo que quise expresar, pero quizás tu captaste una cierta intencionalidad porque así es. Mi sentir social, egótico, es de ira y frustración en muchos momentos, algo que acepto aunque no sea un buen budista (no me interesa demasiado la identificación de mi mismo, pero si la identificación de los demás, jeje). Al final, ese es precisamente el desafío, el del propio corazón. Y de eso hablo cuando hablo del propio corazón de los demás practicantes que no experimentan "eso" que creo que se ha de experiemntar (lo dijiste arriba: empatía, y además otras cosas como compasión, ecuanimidad, comprensión, etc. Juesto "eso" que falta en los mercados. A propósito de mercados, te recomiendo un clásico de Dokushô Villalba, "Zen en la plaza del mercado", donde el maestro cae en lo mismo que intento expresar en esta publicación.

      Un abrazo.

      Eliminar
    11. :)

      Feliz año, Maikeru!

      Qué tengas un gran 2016!

      Hasta pronto

      Eliminar
    12. Hasta pronto Carlos, un placer debatir e intercambiar ideas contigo, feliz 2016 _/\_

      Eliminar
    13. Un regalo para Carlos, varios años después. Leí el artículo y me acordé de ti. Un abrazo _/\_

      http://periodicoellibertario.blogspot.com.es/2017/03/anarquismo-zen.html

      Eliminar