martes, 23 de junio de 2015

Zazen es una perversión.

Me pregunto, sin animo de obtención, cuántas barreras se han de superar o cuánta perseverancia se ha de tener para caminar por el óctuple sendero?

Cuántos sutras he de leer, cuál avanzado debo estar para poder hacer sampai a mi amigo y a mi enemigo, al oprimido y al opresor?

Nunca es suficiente, siempre falta más zazen, más presión en las rodillas, más tensión en la espalda, más dolor en los tobillos, más empuje en la nuca. Siempre sin avanzar, sin siquiera poner un dedo meñique en el óctuple sendero, siempre torpe, la postura nunca es la correcta, siempre siendo un principiante...

Por mucho que leo, que practico, sólo veo perversión. Zazen es una perversión. Una puta rueda.

Y sin embargo, que puede hacer un Buda sino?