jueves, 7 de abril de 2016

El manuscrito zen, El libro en Amazon.



Todos sabéis a estas alturas que el trabajo que desarrollé en "El manuscrito zen" como libro, ha sido muy bien acogido y debo decir que he llegado a las 5000 descargas/lecturas de forma gratuita para todas aquellas personas interesadas.

Pese a que intenté difundir el libro por Amazon, la mayor librería del mundo de forma gratuíta, me fue imposible.

Ahora, pasados unos meses y con la firme decisión de que esta obra llegue a más buscadores, he decidido ponerlo en exclusiva para Amazon al mínimo precio de 0,99 euros.

Gracias por vuestra colaboración los que decidáis comprarlo y gracias a todos los que habéis apoyado este proyecto.



---------------------------------------------------------------------

martes, 5 de abril de 2016

Sobre lo recorrido.



Uno a veces, echa la mirada atrás, en esos pasillos de la mente que llamamos recuerdos y que nos son tan útiles, para reafirmar el discurso o evadirse del momento presente. Y en esa mirada contemplamos el recorrido realizado, los pasos que hemos dado hasta llegar a este preciso instante.

Uno ha de tener en cuenta, que la memoria y el uso que hacemos de ella son realmente historias que nos contamos, puesto que lo que ocurrió debe pasar por el filtro del discurso y ahí nuestro subconsciente cambia de lugar las pequeñas cosas que hacen que aquel presente sea diferente de este pasado. No debemos caer en el error de pensar que las cosas que recordamos son como sucedieron entonces, porque esa es una de las cosas que hacen del buscador un ser ignorante (Avidya).



Así pues, los recuerdos deben servirnos no sólo para aprender de los errores o para evadirnos del ahora sino para someterlos a la ecuanimidad y la atención del despierto, del Buda. Repasar lo que sucedió y reducir o ampliar los actos, indagar sobre aquellos sucesos sin un "yo" que dictamine sobre "bueno o malo", "error o acierto", que no se implique sentimentalmente en ello, puesto que son recuerdos pasados, que investigue los sentimientos que surgen de unos y otros recuerdos, es un gran ejercicio para la memoria y además nos sana, nos desemboza aquellos centros del fluir vital que en la India llaman Chackras, símbolos de la unión "cuerpo, mente, sentimientos, colores, minerales" como un todo que fluye sin independencia de nada.

Y en ese camino, uno encuentra verdaderas sorpresas, os lo aseguro.
Invito al buscador a adentrarse en los pasillos de la mente, a buscar esos recuerdos desvirtuados por el propio ego, a aceptar las sensaciones sin implicación, la impermanencia de lo que sucedió como algo que jamás volverá a suceder del mismo modo , ni siquiera en nuestra mente.

-------------------------------------------------------------------------