miércoles, 7 de mayo de 2014

Reencarnación o Renacimiento?

No es la primera vez que hablo de estos temas y debo, primero de todo, decir que mi conocimiento sobre la muerte es muy poca, y de forma empírica ninguna, por que aún estoy vivo :)

También es cierto que mis indagaciones sobre la muerte Tibetana-budista son superficiales, pero para dar mi opinión sobre esta materia es más importante tener una determinada consciencia del "pensar oriental" más que de su propia idiosincrasia.

Pese a que en la entrada De cómo Siddharta no sacó absolutamente nada del Despertar un usuario anónimo comentó que el Budismo Tibetáno Lámico es Mahayana (la mayor vertiente del Budismo) y le agradecí la correción, sigo teniendo muchas dudas al respecto, después de haber investigado mucho.

Me parece que el Budismo Tibetano es formalmente una religión en toda su extensión, y esto hace que sus bases filosóficas. mucho más afines a la India, contengan un cúmulo de esoterismos, y todo tipo de simbología de muy difícil comprensión para un occidental. Pero lo que si está claro es que en cualquier vertiente Budista, el Nirvana es el mayor tesoro, y ese tesoro es entendido precisamente al revés en los occidentales.


NIRVANA, significa de forma mas o menos literal, "extingir de un soplido". Diríamos que es el final de los finales. El Budista busca desesperadamente, vida tras vida, DEJAR de reencarnarse una y otra vez. Algo que un occidental vería como algo triste, por eso hasta aquí  nos llega la idea de "agarrarnos" a la reencarnación, por ese miedo a la desaparición de uno mismo.
Y en este punto, el Bardo. Esa zona en medio de la consciencia moribunda que dura cuarenta y nueve dias y en la que el muerto busca desesperadamente y con la ayuda de un Lama, la clara luz para DEJAR de reencarnarse. Es cierto, un occidental no entiende este concepto, es imposible.

Pero, desde el punto de vista de otras escuelas Budistas, nos preguntamos... ¿Quién se reencarna?
Por que en occidente nos hemos empeñado en "conservar" nuestro yo del tal modo que donde antes colocábamos "a nosotros mismos" en la cabeza, ahora lo situamos en el corazón y dónde hablábamos de "ego" y ahora lo llamamos "alma". No queremos desaparecer. Nuestro cuerpo no tiene remedio, pero nosotros no somos el cuerpo, no, no....El alma se conserva y se reencarna, gracias a Dios....
¿Quién está ahi dentro, sino una idea? ¿Quién se va a reencarnar en otra persona o animal?
No hay nadie ahí, señores! El concepto se llama ANATTA. y no puede traducirse.
No hay nada más que ideas transcurriendo por una mente calculadora. Y puede parecer algo penoso, pero yo creo que es un motivo más que suficiente para bailar de alegría!
Si no hay nadie ahí... Dónde está todo?

Está RENACIENDO, una y otra vez. Debe olvidarse de sí mismo para sorprenderse de sí mismo.
Pero eso que renace y se sorprende, no eres tu!
Y sin embargo, sin ti no sería.
------------------------------------------------------

8 comentarios:

  1. Un tema inacabable, he debatido bastante con budistas ortodoxos al respecto y nunca he llegado a ninguna conclusión.

    Primero puntualizaciones:

    Hoy dia el budismo tibetano se considera (junto con otros) rama aparte de la Mahayana: La Vajrayana. Pero vaya, que no tiene más importancia...

    Igualmente el concepto del renacimiento está presente en todas las ramas budistas, incluso también en la Theravada con gran fuerza, hasta el punto que se arguye que es imposible despertar en una sola vida y se establece el número de vidas que te restan para iluminarte en función de tu estado actual.

    Excepciones interesantes podrían ser el Ch'an y algunas otras doctrinas, donde no es que se niegue, pero se reduce su presencia/importancia a un mínimo por ser poco relevante (igual que otras disquisisciones metafísicas)

    En budismo, gusta hablar de renacimiento en lugar de reencarnación para distinguirse del concepto hinduísta que sí cree en la existencia de un alma (atman).

    Pero armonizar al doctrina de Anatta (no-yo, no-alma, no-entidad-intrínseca) con ese renacimiento parece intentar la cuadratura del círculo

    La postura formal del budismo es que lo que renace de cuerpo a cuerpo es "un contínuum kármico" y no un "yo".

    ¿Y eso qué es? Pues según la ortodoxia, viene a ser algo parecido a lo que eres ahora mismo TU, dado que ahora ya no eres un YO y sin embargo te lo parece ¿no?

    Un contínuo de tendencias kármicas, por explicarlo con un ejemplo es decir, si tienes tendencia a perseguir el placer, ese continuo seguirá teniendo tendencia a perseguir el placer, pero ya sin cuerpo físico.

    Pero si ya cuesta entender la idea de no-yo CON cuerpo, SIN cuerpo la cosa se nos hace muy cuesta arriba ¿no? porque ¿cual es la base de ese contínuo? ¿de qué substancia está hecha o donde reside si no hay cuerpo?

    Esa base que lo sostiene SERÍA PERMANENTE y por tanto no puede existir según el budismo.

    Entonces tenemos que argumentar que si no tiene cuerpo, ni base alguna que lo sostenga, solo son tendencias inconexas flotando en ¿la nada?...

    ¿Y eso como puede fluir por los bardos y considerarse "un algo" que renace? ¿cómo puede recordar un niño-lama sus efectos personales si el cerebro ya se lo han comido los gusanos? ¿donde reside esa memoria durante el bardo? Si la memoria permanece, ¿podemos argumentar que es PERMANENTE (o al menos su base, sea la que sea y que no podría ser el cerebro) y caer de nuevo en contradicciones?

    Si Buddha decía que el Ser lo componen los 5 skhandas (forma, sensación, percepción, pensamientos y conscienta), ¿cual de ellos atraviesa el bardo? Si ninguno atraviesa el bardo (pues entonces sería permanente), ¿cómo se puede argumentar un renacimiento si NADA del Ser a atravesado el Bardo?

    etc, etc, etc... hay inconsistencias aparentes mires por donde mires...

    Yo no sé resolver todo esto...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Demasiadas escuelas, demasiadas tradiciones, demasiada religión. Te felicito por tus planteamientos, son del todo "nada absolutos", que es en definitiva, de lo que se trata. Aunque a mi no me parece descabellado hilar Anatta con el renacimiento. De hecho, la primera vez que leí sobre Anatta gracias a una amiga "Theravada", fue una transcripción de una charla dada por un maestro Theravada sobre Anatta y la reencarnación. Y me dejó "satóricamente" transpuesto. Pero como bien dices....Tampoco se trata de resolverlo, no? :)

      Eliminar
  2. Como dice el Ch'an: no es relevante para mi liberación :)

    Cuando me muera, te cuento...

    ResponderEliminar
  3. Todo es el libre juego de la mente, del espacio. El reflejo en el espejo, pero no el espejo en si mismo.

    ResponderEliminar
  4. Yo siempre he tenido en mente una reencarnación en el sentido metafísico más holístico en el que, al igual que el Atman hinduísta, todo es un Brahman supremo que se subdivide en manifestaciones en el tejido consciente de la existencia que percibimos.

    El budismo niega ese atman colectivo y defiende la existencia de los individuos reduccionistamente, para luego rizar el rizo y tratar de desligar a cada individuo de su propia existencia física-mental unida, a modo del Vedanta Advaita.

    Pero como dicen ahí arriba, las inconsistencias de los preceptos del renacimiento empiezan a acumularse sobre pilares que se anulan los unos a los otros y al final, absolutamente nadie puede tratar de entenderlo como una única teoría unificada: siempre acaba disgregada en los distintos jirones que componen estas creencias.

    Por eso yo y desde mi perspectiva personal siempre me he quedado con ese continuum holístico colectivo, considerándolo incluso más importante que la iluminación en terreno egoísta (y en el terreno del boddhisatva mahayanin o vajrayanin que busca la compasión y liberación de todos los seres secundariamente).

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola GE-SM, el tema da para mucho. Quizás ese Atman hinduista es más cercano al teísmo más místico y más cómodo para el occidental. En el budismo zen no tratamos el tema normalmente, salvo por pasar el rato, puesto que pensamos y vivimos sólo en este momento en el que no hay un "yo", aunque no siempre, jejeje. De este modo, sin autentificación, sin línea temporal que defina nada, no es importante que pase conmigo después de esta vida porque ni siquiera en esta vida "conmigo" significa nada. Pero todo se enriquece con una multitud de variables e ideas que conforman este tejido de causas y efectos. Un saludo y gracias por enriquecer este lugar _/\_

      Eliminar